Aunque Uganda es un país más pequeño que sus vecinos Kenia y Tanzania, el estado de sus carreteras está en peor estado, por lo que para poder ver todo necesitas tiempo. Mínimo serían 10 días, pero lo ideal sería disponer de dos semanas completas. A continuación, te detallo como podría ser tu viaje de 10 o 15 días por Uganda.

Uganda es un país sorprendente, por albergar a los “Bigs 5” y ser uno de los pocos países donde se pueden encontrar los grandes simios del planeta: los gorilas de montaña y los chimpancés. Sin duda, estos primates son la razón principal para visitar Uganda. Solo en la selva impenetrable de Bwindi se concentran casi la mitad de los gorilas de montaña que existen en todo el mundo. Pero Uganda no solo es la casa de gorilas y chimpancés, sino un auténtico santuario de todo tipo de primates: colobos, cercopitecos, babuinos, silver monkey, etc.

Gorila bostezando en Bwindi

A pesar de que Tanzania, Kenia o Namibia son países más adecuados para hacer tu primer safari, Uganda es uno de los pocos países donde poder ver los grandes mamíferos como: elefantes, leones, leopardos, búfalos y rinocerontes. En este país también encontramos varias maravillas de la naturaleza que no hay que dejar de ver: Cataratas Murchison, las fuentes del Nilo descubiertas por el explorador Speke, el mítico lago Victoria o las desconocidas montañas de la Luna (Rwenzori).

Una de las cosas que más nos llamó la atención de Uganda, es la cantidad de gente que se ven por todas partes. Sobre todo, las orillas de las carreteras están llenas de niños con uniformes, mujeres con sus bidones amarillos en busca de agua, mercados de todo tipo de mercancía, hombres y mujeres caminando con sus mercancías en las cabezas, motocicletas y bicicletas cargadas hasta reventar. Todo un espectáculo que observar cuando nos desplazamos de un sitio a otro.

Porteadoras por las carreteras de Uganda

Uganda no es un país barato. Hay poca infraestructura y lo que hay es caro, pero, sin duda, será un país que sobrepasará tus expectativas. Pincha en Consejos para viajar a Uganda para saber que es necesario llevar, que vacunas tener o como funcionan sus parques nacionales. Además, te recomiendo echar un vistazo a “Curiosidades de los principales animales de la fauna africana” para conocer algo más sobre los animales que vas a ver.

Nosotros viajamos del 22 noviembre al 07 diciembre del 2023. Fuimos los 6 mismos que estuvimos en la Ruta 66 años anteriores: Miguel Ángel, Isabel, Jorge, José Antonio, Vidal y yo. Decidimos contratar todo a través de una agencia local, lo hicimos con Home to Africa. Tuvimos un conductor/guía en inglés para nosotros solos y todo incluido: alojamiento en tiendas de campañas, súper bonitas y cómodas, ubicadas en parajes increíbles, todas las comidas de muy buena calidad y los permisos y entradas a todos los parkings.

Fue todo un acierto llevar todo contratado, pues las carreteras están en bastante mal estado. Ya habíamos viajado por nuestra cuenta, conduciendo nosotros, por Namibia hacia unos años, pero Uganda, a pesar de no ser nada peligrosa, es algo más complicada por lo penoso de su infraestructura. Nos sorprendió la calidad de los lodge donde nos alojamos, a pesar de ser la opción más barata. Las tiendas eran todas con camas grandes y la mayoría con unas vistas increíbles de las reservas. Además, la comida fue excelente, realmente de muy buena calidad, recordábamos lo mal que habíamos comido en Namibia. Es lo que tiene llevar todo contratado y organizado.

Viaje de 10 o 15 días por Uganda.

Aquí te detallo un viaje de 15 días por el país, pero si tan solo tuvieras 10 días de disponibilidad, deberías saltarte la visita al P.N. de Kidepo. En el caso de 10 días el segundo día del viaje se haría Entebbe – Ziwa Rhino Sanctuary – P.N. Murchisonfalls y el resto quedaría totalmente igual como se detalla aquí desde el día 6.

Día 1. Entebbe – Kampala

Llegada al Aeropuerto Internacional de Entebbe. Volamos con Brussels Airlines, con escala de tres horas en Bruselas y pequeña parada sin bajar del avión de una hora en Buyumbura (Burundi). También se puede volar con Turkish Airlines, Emirates o Qatar Airways.  El vuelo, incluido escalas, es de unas 13 horas. Llegamos tarde este día, asique nos recogieron en el aeropuerto y nos trasladaron directamente a nuestro alojamiento: Hotel Via Via Entebbe.

Nuestro coche para safaris por Uganda

Día 2. Entebbe – Ziwa Rhino Sanctuary – Gulu

Desayunamos temprano, nuestro guía nos recogió a las 8 para llevarnos a cambiar dinero y luego nos trasladamos (unas 4 horas) a Nakitoma para visitar el Ziwa Rhino Sanctuary. Ziwa se encuentra a 170km al noroeste de Kampala y es una visita obligada en Uganda. Debido a la descontrolada caza furtiva entre los años 60 y 80, los rinocerontes se extinguieron en toda Uganda, por tanto, el único lugar donde podremos verlos de momento es aquí. En mi artículo Que ver o hacer en Uganda te cuento de la historia de este lugar y como visitarlo.

Realizamos un emocionante paseo para observar de cerca los rinocerontes blancos. Tuvimos bastante suerte, el guía dijo que con suerte podríamos ver uno o dos rinocerontes, pero vimos 4 juntos. Es muy emocionante estar tan cerca de estas bestias, imponen muchísimo. Los había visto ya en Tanzania y en el parque de Etosha de Namibia, pero siempre desde un vehículo, cuando vas a pie parecen más grandes y tu pareces más vulnerables. Parecen pacíficos y están acostumbrados a la presencia humana, pero tenerlos tan cerca y verlos caminar hacia nosotros acojona.

Rinoceronte de Ziwa
Rinocerontes en Santuario Ziwa en Uganda

Almorzamos en restaurante con bonito jardín, al lado de la carretera. Posteriormente continuamos a Gulu (unas 3 horas aprox), la carretera que va hasta Nakitoma y Gulu está asfaltada y en muy buen estado. A la salida de Kampala había muchísimo tráfico, pero después el tráfico disminuye, aunque no el movimiento de gente. Sorprende la cantidad de gente que hay durante todo el recorrido al borde de la carretera. Al principio pensamos que no era posible que en un país con la mitad de la superficie de España (241.000km²) tuviera la misma cantidad de población (46 millones). Pero después de ver el tránsito de gente por los caminos y carreteras durante todo nuestro viaje, no nos quedó ninguna duda. Nos sorprendieron la cantidad de colegios que hay y los muchísimos niños que se ven por todos lados.

Mercado en las calles de Uganda

Día 3. Gulu – P.N. Kidepo

Continuamos durante 5 horas recorriendo la región del noreste para llegar hasta el P.N. Kidepo. A las 3 horas dejamos la carretera asfaltada y continuamos por carretera de tierra. En el camino fuimos viendo como el paisaje comenzaba a cambiar, dejando atrás el paisaje tropical y dando comienzo al paisaje de la sabana. Se ve cómo los arboles o arbustos van menguando de tamaño y cada vez van siendo más dispersos. Nos sigue sorprendiendo la cantidad de gente que hay a lo largo de la carretera y todos esos niños en uniformes que van a los cientos de colegios que se ven a lo largo de la carretera.

Se empieza a notar que estamos en una región mucho más pobre, las casas de ladrillo van dando paso a casas en forma de chozas con paredes de barro y techos de paja. También es llamativo la cantidad de mujeres y niños con los típicos bidones amarillos sobre sus cabezas. Las fuentes o pozos son otro lugar interesante que observar, parecen puntos de encuentros o lugares donde socializar, están llenos de gente, sobre todo a última hora de la tarde o a primeras horas de la mañana.

Porteando bidones amarillos en Uganda
Transportando los bidones de agua en la cabeza.
Reunión de mujeres en un pozo de Uganda
Reunión de mujeres en un pozo de Uganda, con los bidones amarillos para llenar de agua

Al llegar al P.N. Kidepo hacemos check in en Kidepo Savannah Lodge y realizamos nuestro primer safari. El lodge es muy bonito, las tiendas tienen todas terrazas con visitas al parque, los baños súper limpios y la comida es excelente. La verdad que este lodge es súper recomendable, se encuentra a 2 km de la puerta de entrada del parque y por las noches, al lado de las tiendas, se pueden ver los diferentes antílopes y las hienas se escuchan muy cerca.

Día 4 y 5 P. N. Kidepo y Pueblo Karamojong

Desayuno, comida y cena en el Lodge y la calidad y variedad de la comida fue excelente. Kidepo es el parque más alejado y aislado de Uganda, por tanto, el menos turístico. Un hermoso valle rodeado por montañas, algunas de las cuales se eleva a 2700m de altitud. Estas montañas hacen de frontera natural entre Uganda, Sudán del Sur y Kenia. Es un lugar ideal para ver enormes manadas de búfalos y elefantes. Además, también se pueden ver cebras, jirafas, chacales, una gran cantidad de jabalíes verrugosos, los divertidos pumbas, y más de 400 especies de aves.

Elefantes en P.N. Kidepo

Hicimos en total 3 safaris por este aislado parque y tuvimos bastante suerte en ver todo tipo de animales, incluido el escurridizo leopardo. Tuvimos la suerte de ver el leopardo con su cría, una experiencia inolvidable.

Leopardo con cría en P.N. Kidepo
Leopardo

Durante la estación de lluvias es más difícil ver a los depredadores, pues los animales tienen aguas por todos lados y viven más diseminados, pero las enormes manadas de búfalos y elefantes serán todo un espectáculo. Hicimos un emocionante safari a pie entre jirafas, antílopes y muchos búfalos. Fue una experiencia increíble el caminar entre búfalos, tuvimos momentos de mucha adrenalina. Íbamos acompañados de un ranger armado y en una ocasión llegó a echar mano al rifle a ver que la manada de búfalos nos seguía y no se iban.  Nunca llegó a sacar el rifle y menos a disparar, pero fue el momentazo de Kidepo. Nosotros bautizamos a Kidepo como “el parque de los búfalos”, echa un vistazo a este video y te sorprenderá la magnitud de la manada.

Pueblo Karamojong

En la tarde fuimos a visitar una aldea Karamojong, población nilótica originaria de Etipía y relacionada con los masáis de Kenia. Viven de la ganadería de vacas y cabras, viven en casas de adobe, redondas y con tejado de paja y tienen el mismo baile de bienvenida que los masáis.

Es interesante conocerlos de primera mano, el jefe trivial será quien te dé la bienvenida vestido con su falda de cuadros y su sombrero con pluma de avestruz. Es el que te cuenta como es la vida en estas pequeñas aldeas, como son los matrimonios que se realizan entre jóvenes de diferentes clanes de la misma etnia y a que se dedican. Te muestran sus humildes casas, sus cultivos de sorgo, su forma de cocinar y sus camas realizadas de piel de vaca. Finalmente te muestran artesanía, dudosamente realizada por ellos, pero comprando algo se ayuda y se colabora en el desarrollo de la aldea.

Día 6. P.N Kidepo – P.N Murchisonfalls

Es un día largo de carretera. Tenemos 8 horas hasta llegar a nuestro alojamiento. El camino de hoy es más de la mitad de tierra, asique se hace pesado y no se para de dar botes. Primero pasamos los poblados de los Karamojong, donde vimos alguno de sus jefes con sus curiosos gorros adornados con la pluma.

Jefe de la tribu Karamojong

Paramos a comer en un restaurante local de Gulu, gallina vieja y famoso matooke (puré espeso de plátanos). No nos gustó mucho esta comida, mucho hueso, patas, cabezas y demasiado dura la gallina, pero fue la manera de probar gastromía tradicional ugandesa. En todo el camino abundan las casas tradicionales de barro redondas y sus techos de paja, conocidas como bandas.

Después de un día tan pesado de carretera, nos alegramos cuando vimos aparecer el majestuoso río Nilo. Nuestro lodge, Fort Murchison Nature Lodge, está en la orilla del Nilo y tiene una fantástica piscina donde relajarse y ver la puesta de sol. Creo que para este día es importante que tu lodge tenga piscina, pues después de un largo día se agradece.

Vistas del atardecer en el Nilo, lago Albert

Día 7. P.N. Cataratas Murchison

Murchisonfalls fue el parque que más me gustó de todos los que visitamos en este viaje. El paisaje es hermosísimo y es el parque de Uganda donde vimos las especies más significativas de la fauna africana. Te recomiendo echar un vistazo a estas curiosidades de la fauna africana, para descubrir cosas bien interesantes de los animales que vas poder ver en este parque.

Este día lo pasamos entero dentro del parque. Por la mañana realizamos un primer safari por la ribera norte del río Nilo, acercándonos hasta el lago Albert, donde se puede ver una gran variedad de aves. Si al parque de Kidepo le dimos el nombre de “parque de búfalos”, este, sin duda, sería “el parque de las jirafas”. Aquí pudimos ver miles de jirafas: jirafas bebés, hembras, machos y jirafas muy oscuras que nos recuerdan que están en el final de sus vidas.

Jirafas con el lago Albert de fondo, Uganda
Jirafas con el lago Albert de fondo, Uganda
Jirafas en el P.N. Murchisonfalls, Uganda
Jirafas en el Parque de Murchisonfalls

También encontramos muchos antílopes, como en casi todos los parques, vimos al gracioso Jackson, los oribís, los emblemáticos kobos de Uganda. Además, de grandes manadas de elefantes, búfalos y, lo mejor, tres leopardos encima del mismo árbol. En mi artículo sobre que ver y hacer en Uganda te cuento más detalles de este espectacular parque.

Leopardos en árbol, P.N. de Murchisonfalls, Uganda
Tres leopardos en el mismo árbol dentro del parque Nacional Murchisonfalls

Comimos de picnic al lado del río Victoria-Nile y por la tarde (a las 14:00hrs) hicimos el crucero que remonta el Nilo hasta las cataratas de Murchison. Durante los 17 kilómetros de recorrido disfrutamos de hipopótamos, cocodrilos de gran tamaño, elefantes y búfalos que acuden a beber o bañarse en el río. En la tarde regresamos al lodge para disfrutar de su piscina y del atardecer antes de la cena. En este caso también dormimos en fantásticas tiendas y la comida era igualmente fabulosa.

Cataratas Murchison en el río Nilo

Día 8. P.N. Cataratas Murchison – Kibale 

Después de tomar nuestro desayuno, hicimos otro safari en el Parque Nacional Murchisonfalls. En esta ocasión, además de las jirafas, búfalos, elefantes y antílopes, vimos dos leonas desde muy cerca.

Leonas en P.N. Murchisonfalls

Antes de continuar nuestro camino hacia Kibale, subimos a la cima de las cataratas Murchison para ver su grandeza y su fuerza desde arriba. Unas vistas increíbles que no hay que perderse.

Cataratas Murchison

En nuestro camino de 6 horas hasta nuestro nuevo lodge pasamos por Hoima y Fort Portal. Es interesante cruzar estas ciudades, son ciudades prácticamente sin desarrollo y que se extienden a lo largo de la carretera principal. Hoima es la capital del reino de Bunyoro y Fort Portal la capital del reino Toro, grandes rivales. Tanto Bunyoro y Toro fueron reinos poderosos de África Central y Oriental desde el siglo XVI hasta el XXI. Aún existen ambas dinastías y ambas ciudades albergan los palacios de sus respectivos reyes, respetados y queridos por mucha gente del país, pero con poderes limitados.

Hicimos picnic en la puerta de una iglesia y llegamos al final del día a nuestro alojamiento, el precioso Chimpanzee Forest Guesthouse. El alojamiento de esta noche era realmente bonito, estaba situado en una colina con unas vistas increíbles a los campos de té y al lago Nyabikere. En vez de tiendas de campañas, esta vez eran coquetas cabañas con baño privado y con terrazas independiente. La cena también fue excelente y el personal super agradable, muy recomendable para alojarse en él. 

Vistas a los campos de té y el parque nacional de Kibale
Vistas de las plantaciones de té y los bosques de Kibale desde la terraza de nuestra cabaña en Chimpanzee Forest Guesthouse.

Dia 9. P.N. Bigodi – P.N. Queen Elizabeth

Desayunamos temprano y fuimos al Parque Nacional de Bigodi, a tan solo 45 minutos de nuestro alojamiento. A pesar de que estábamos al lado de P.N. Kibale, reserva con la mayor concentración de chimpancés de Uganda, nosotros lamentablemente no lo visitamos. Nuestro trekking con chimpancés fue en el bosque Kalinzu, dentro del P.N. Queen Elisabeth, y fue algo decepcionante. Nos arrepentimos profundamente no haberlo realizado en Kibale, según hemos leído y escuchado es el mejor lugar para ver chimpancés. Para saber cómo visitar Kibale y lo que cuestan los permisos de chimpancés visita: Que ver o hacer en Uganda.

Dedicamos la mañana a realizar una caminata por el bosque de Bigodi. Este paseo nos gustó muchísimo, el parque es precioso y pudimos observar algunos primates como: el colobo blanco y negro, el colobo rojo, el cercopiteco azul y el cercopiteco de cola roja y una gran variedad de aves, como el turaco azul. Además, también visitamos varias casas talleres de la comunidad de Bigodi. Aprendimos como se hacen las tradicionales cestas realizadas con fibras naturales o como se hace cerveza y ginebra con plátanos. Fue bastante interesante y, sobre todo, lo que me gustó es que todos los beneficios de las visitas a esta zona se invierten en proyectos comunitarios: escuelas, material escolar y hospitalario etc.

Continuamos nuestro viaje, de unas 3 horas hasta el Parque Nacional de Queen Elizabeth. En nuestro recorrido cruzamos la región de los lagos de cráteres, una zona preciosa llena de lagos en antiguos cráteres. Es un paisaje realmente increíble, verdes colinas, plantaciones de plátanos, de sorgo y de maíz y más de 50 lagos de aguas esmeraldas. Fue uno de los paisajes más sorprendentes de Uganda, realmente vistas espectaculares, donde hubiéramos parado mil veces para disfrutar de las vistas a los lagos y las colinas. Pasamos por el mirador que da al lago Nyinambuga, uno de los más bonitos y que aparece en los billetes de 20.000usd.

Región de los cráteres lagos de Uganda

Llegando al parque Nacional Queen Elisabeth hicimos un safari al atardecer, pero no tuvimos mucha suerte y vimos muy pocos animales. Lo bonito de este parque son las vistas de fondo de las montañas de la Luna o Rwenzori. Una cordillera formada por unos de 20 picos con más de 4500 metros de altura. Aquí se encuentra el monte Stanley con 5109m, el tercero más alto de África, después del Kilimanjaro en Tanzania, que subimos en el 2005 y el Monte Kenia.

Elefantes en P.N. Murchisonfalls

Nos alojamos en Irungu Forest Safari Lodge durante dos noches. Fue el alojamiento más flojito de todos los que tuvimos en Uganda, pero mereció la pena porque todos los beneficios de este lugar van destinados a un orfanato que pudimos visitar durante nuestra estancia. Lo más llamativo de este lodge es que para pasar de la zona de las cabañas (algo descuidadas) a la zona del restaurante, donde teníamos desayuno, comida y cena, había que cruzar un campo que por la noche estaba lleno de animales salvajes. Veíamos los ojos resplandecientes de antílopes, búfalos,etc y las hienas se escuchaban como si estuviesen allí mismito.

Día 10. P.N. Queen Elizabeth 

Después del desayuno realizamos otro safari en la zona de Kasenyi, dentro del PN de Queen Elizabeth. Vimos algunos elefantes, antílopes y búfalos, pero extrañamente ni cebras, ni jirafas. No sabemos la razón por la que no hay cebras o jirafas, abundantes en la mayoría de África. La verdad, que fue de los parques en los que vimos menos animales, parece que los años de dictadura de Idi Amin Dada, cuando la caza furtiva estaba a la orden del día, redujo bastante el número de animales y aún se está recuperando.

Al final del safari tuvimos la suerte de ver el animal estrella del parque: los leones trepadores. Gracias a nuestro guía, Karim, que tiene vista de lince, encontramos un león encima de una euphorbia candelabrum.

León trepador durmiendo sobre una euforbia candelabro en el P.N. Queen Elisabeth.
León trepador durmiendo sobre una euforbia candelabro en el P.N. Queen Elisabeth.

En la tarde volvimos a salir para realizar el safari en barco por el Canal de Kazinga, canal de 35km que une el lago George con el lago Edward. Fue el mejor safari que realizamos en Queen Elisabeth, durante dos horas pudimos ver a los animales que acuden a beber o jugar en el agua del canal, manadas de búfalos, antílopes y elefantes. Además, sus aguas están plagadas de hipopótamos y cocodrilos.

Elefantes jugando en el canal Kazinga en el P. N. Queen Elisabeth
Martín Pescador en Uganda

Antes de regresar a nuestro alojamiento hicimos una visita al orfanato financiado por los beneficios de Irungu Forest Safari Lodge, conocido con el nombre Katunguru Child Support Foundation. Los niños estaban todos con uniformes y estaban celebrando el fin de curso. Asique nos obsequiaron con bailes y cantos. Llevábamos cuadernos, lapiceros y alguna ropa de niños que dimos al encargado del orfanato y todos se pusieron muy contentos. Si pasas por aquí no te olvides de visitarlos y llevarles algo de material escolar o ropa o realizar una donación personal. Hacen una labor increíble, enseñándoles a leer y escribir y proporcionándoles un ambiente familiar.

Día 11. P.N. Queen Elizabeth – Bosque Kalinzu – Isasha – Bwindi

Por la mañana temprano nos dirigimos al bosque Kalinzu para realizar nuestro encuentro con los chimpancés. Lamentablemente no fue el mejor lugar para hacer el trekking de chimpancés. Es un bosque con un paisaje hermoso, pero está habitado por muy pocas familias de estos primates y muchos no están acostumbrados a la presencia humana por lo que no bajan al suelo. Tan solo pudimos ver una familia de tres miembros y estaban en lo alto de los árboles. Asique nos quedamos un poquito defraudados con esta experiencia. Para conocer donde es el mejor avistamiento de chimpancés, echa un vistazo a Que ver o hacer en Uganda.

Chimpancés de Uganda

Tras el trekking con chimpancés nos dirigimos al parque de Bwindi. Atravesamos el área sur de Queen Elisabeth, conocido como Ishasha en busca de los famosos leones trepadores. El trayecto total fue de unas 6 horas, las primeras tres horas lo hicimos por carreteras de tierra y baches, llegando prácticamente a la frontera con la R.D. del Congo. Nuestro conductor iba algo nervioso pues unas semanas antes de que llegásemos a Uganda había habido un atentado en esta zona y habían matado a dos turistas y a su guía/conductor. Incluso comimos el picnic sin bajarnos del coche y sin detenernos.

Los lodge que veíamos en esta zona del parque estaban vacíos y no nos cruzamos con más coches de turistas por esta zona. Por lo que según nos íbamos acercando a la frontera con R.D. del Congo nos pusimos algo más tensos. Al menos, nos reconfortó ver uno de estos leones trepadores durmiendo apaciblemente en lo alto de una euphorbia candelabrum. Una maravilla. Espero que en breve vuelva todo a la normalidad y se pueda transitar Ishasha sin tantos nervios.

Búfalos en P.N. Murchisonfalls

Saliendo de P.N. Queen Elisabeth tomamos carretera asfaltada que empezó a subir las montañas. Comenzamos a ver ese hermoso paisaje que tanto nos recordaría a las escenas de la película “Gorilas en la niebla”, nos estábamos aproximándonos a las estrellas de Uganda. Lo que, si percibimos, es que en esta parte del país los niños en las carreteras extendían la mano y pedían a los coches de turistas. Durante todo el viaje, todo el mundo saluda a los muzungus (hombres blancos), pero no pedían nada. Aquí se nota mayor presencia del turista y locales más resabidos.   

Niños de la tribu Karamojong viendo su foto en el móvil
Niños viendo su foto en el móvil, les encanta ver las fotos que les haces.

Llegamos a nuestro hermoso alojamiento: Broadbill Forest Camp, en medio de las montañas del P.N. de Bwindi donde se encuentra los gorilas de montaña, una de las especies más amenazadas de nuestro planeta. Es una maravilla dormir en un lugar tan hermoso, en pleno bosque tropical y lo mejor llegar a la cama y notarla calentita. Nos pusieron bolsas de agua caliente dentro de la cama que fue todo un lujazo.

Día 12. P.N. Bosque de Bwindi – Lago Bunyonyi

Después de nuestro desayuno, nos dirigimos hacia el sector Ruhija, uno de los  4 sectores del parque Bwindi desde donde se pueden hacer los trekkings de gorilas. Los primero nos dan una charla en el centro de visitantes, donde nos explican como va a ser nuestro trekking y como comportarnos en todo momento. También recibimos información sobre el parque. Dentro del bosque de Bwindi se contabilizan uno 400 gorilas de montaña, es decir, más de la mitad de la población que existe en todo el planeta y 18 familias han sido habituadas a los humanos.

Gorila en Bwindi, Uganda

Después de la charla se nos asignó una familia de gorilas y nos trasladaron hasta el punto desde donde comenzó nuestra caminada. Es importante llevar suficiente agua y comida, ya que la duración de esta actividad es imprevisible. Nosotros tardamos una hora en avistar a la familia de gorilas. Nuestra familia estaba compuesta por 9 miembros: 2 machos alfas, 4 hembras y 3 bebes. Estuvimos una hora con ellos, fue realmente una experiencia alucinante. Estábamos tan cerca, que casi se podían tocar. Realmente mereció muchísimo la pena.

Gorila embarazada en Bwindi, Uganda

La caminata puede ser algo extenuante, pues se realiza en medio de una naturaleza salvaje y virgen, donde no hay caminos y con pendientes pronunciadas. Los rangers que acompañan al grupo van abriendo camino entre la vegetación. Pero una vez que encuentras a los gorilas se te olvida todo el cansancio y todo el esfuerzo se ve recompensado. Este bosque es donde se inspiraron para la realización de la película de Tarzán y te recordará a las escenas de Gorilas en la niebla de Dianne Fossey.

Sin duda, es una de las experiencias más emocionantes que he hecho hasta ahora. Para saber como sacar el permiso para gorilas y conocer un poquito más de esta actividad pincha en Que ver y hacer en Uganda.

Grupo de rangers y guía para el trekking de gorilas

Terminado nuestro trekking de gorilas nos desplazamos hasta el lago Bunyonyi. Aquí dormimos en Lake Bunyonyi Eco Resort situado en una de las 29 islas que existen dentro del lago. Las cabañas de este alojamiento son de madera y fibras naturales, el restaurante tiene una comida riquísima y con unas vistas increíbles hacia el lago y la isla Bwama. Además, en los jardines se pueden ver clases de pájaros y antílopes y un burro y una cebra que andan todo el día juntos.

Vistas desde nuestro lodge en el lago Bunyonyi

Día 13. Lago Bunyonyi 

Tuvimos un día entero para disfrutar las maravillas de este lago, el segundo más profundo de toda África, con 900 metros. Hicimos un paseo en barco para disfrutar del maravilloso paisaje, conocer algunas de sus islas y visitar una aldea batwa o de pigmeos. Pasamos al lado de la isla Akampene, conocida como la isla del castigo porque hasta el siglo pasado los bakiga enviaban a ella a mujeres embarazadas antes de haberse casado. Aquí morían la mayoría por falta de comida o ahogadas intentando escapar de la isla. Las únicas que se libraban de la muerte, eran las rescatadas por jóvenes pobres que querían casarse y formar una familia, pero no tenían el dinero suficiente para pagar la dote de una mujer virgen.

También nos acercamos a la isla Bwama, la más grande del lago, donde se encuentra hoy en día el hospital de la comunidad de Bunyonyi, pero que en su día fue una antigua colonia de leprosos. Tuvimos la suerte de poder ver de cerca una pareja de grullas coronadas, emblemático pájaro de Uganda que aparece en su bandera.

Grullas coronadas de Uganda
Grullas coronadas, emblemático pájaro de Uganda.

Y por último visitamos también una aldea de pigmeos, un pueblo de cazadores y ganaderos considerados como unos de los habitantes más antiguos de África. Los pigmeos son reconocidos por su baja estatura, una media de 1,5 metros de altura en hombres, y por su piel más oscura. Se consideran a si mismos los propietarios naturales de los bosques de alta montaña. Pero en los años 90 fueron expulsados de estos bosques y comenzaron un periodo de rechazo y discriminación por los locales.

Hoy, privados de vivir de la caza y la recolecta de frutos forestales, se ven casi obligados a trabajar en las tierras de los agricultores locales sin recibir salario alguno y por tan solo algo de comida. Por lo que muchas de estas pequeñas aldeas de pigmeos buscan las donaciones de turistas para subsistir. La visita a esta etnia fue bastante deprimente, eran bastante toscos y a diferencia de los Karamonjong no manifestaron demasiado entusiasmo de nuestra visita. Por lo que a pesar de que dimos una buena donación, nos sentimos fuera de lugar y fue todo algo forzado. A pesar de todo, las vistas del lago Bunyonyi desde la posición de la aldea fue espectacular. 

Aldea de pigmeos en el lago Bunyonyi

Día 14. Lago Bunyonyi – P.N. Lake Mburo

Tras el desayuno nos llevaron en lancha a la orilla de tierra firme, donde nos esperaba de nuevo nuestro guía Karim. Fue una alegría volvernos a juntar de nuevo con él y comenzamos nuestro camino hacia el último parque de los que visitaríamos en nuestro viaje por Uganda: P.N. Lake Mburo. Fuimos directamente a nuestro alojamiento Hiena Hill Lodge, donde nos esperaba un rico almuerzo.

En la tarde hicimos un safari por el parque nacional de Mburo, el parque más pequeño de Uganda. No tuvimos demasiada suerte en nuestro avistamiento, los caminos estaban llenos de barro y agua e incluso con nuestro vehículo 4×4 estuvimos a punto de quedar atrapados. En el parque Mburo si se ven bastante cebras y, también, jirafas, recordamos que las cebras no las veíamos desde la visita al P.N de Kidepo en nuestro segundo día de recorrido y las jirafas desde el P.N. Murchisonfalls.

Cebras y antílopes en Mburo Lake

Día 15. P.N. Lake Mburo – Lago Victoria – Entebbe

Desayunamos temprano e iniciamos nuestro viaje de retorno hacia el aeropuerto de Entebbe. Cruzamos varias ciudades como Ntungamo, Mbarara y Masaka. En los alrededores de Mbarara se podían ver muchos puestos de venta de los tradicionales tambores bugandeses con sus membranas de piel de vaca o cabra. Impresiona también la cantidad de papiros que hay en esta región. Finalmente paramos en la línea de Ecuador. Donde hicimos una parada fotográfica para demostrar que cruzamos del hemisferio sur al norte.

Línea del ecuador en Uganda

Posteriormente nos dirigimos al lago Victoria con la intención de hacer una excursión por las marismas de Mabamba en busca del “picotazo”, que lamentablemente nunca llegamos a ver. Así es la vida salvaje, a veces no se ve todo lo que se desea. Por eso es necesario hacer varios safaris porque en cada uno de ellos se verá algo diferente. Igualmente, el paseo en barco por los canales bordeados de papiros y llenos de nenúfares es impresionante y solo por el paisaje merece mucho la pena hacer esta excursión.

Finalmente hicimos un paseo en barco por el lago Victoria, disfrutando de un precioso atardecer y en el que nos acercamos a Entebbe. Disfrutamos de una maravillosa cena en el restaurante Hinrisksh restaurant Bar and More a orillas del lago. Fue la guinda con la que cerramos este hermoso tour por “La Perla de África” antes de tomar nuestro vuelo con regreso a Madrid, haciendo escala en Bruselas.

Puesta de sol en el Lago Victoria

Fue un viaje espectacular, un país increíble por su gente y sus verdes y fértiles paisajes y que sin duda es muy recomendable de conocer.