Varias de las diferentes culturas prehispánicas o precolombinas más avanzadas y complejas de toda América se desarrollaron en la región “Mesoamérica”, que comprende el actual territorio de México y Centroamérica. Estas civilizaciones tienen su punto de partida con los olmecas, considerada la cultura madre de las culturas mesoamericanas. Después de los Olmecas destacaron cinco, entre las muchas otras civilizaciones precolombinas, que dominaron Mesoamérica: La Cultura Teotihuacana con Teotihuacán como su capital, domino el centro de México. La Cultura Zapoteca desde la ciudad de Monte Albán dominó gran parte de lo que actualmente es el Estado de Oaxaca. La Cultura Tolteca con capital en Tula. La Cultura Maya con ciudades como Tikal, Palenque, Uxmal y Chichén Itzán extendió su influjo por la zona sur de la península de Yucatán y por el noroeste de Guatemala y Honduras. Y finalmente la Cultura Azteca, una de las más bélicas y famosa por haber establecido un vasto imperio altamente organizado.

Estas culturas compartían varios rasgos, como la organización política y la religión. Durante la mayor parte de la historia en las diferentes culturas prehispánicas, el gobierno sería teocrático. Las ciudades-estados serían gobernadas por sacerdotes junto a la clase guerrera y mantendrían bajo control a toda su población. Todas eran politeístas, lo que significaba la existencia de varios dioses, cada uno con diferente función. Muchos de los dioses más importantes fueron adoptados de unas culturas a otras. Entre sus muchos dioses adorados, dominaban la deidad de la serpiente emplumada (el dios azteca «Quetzalcóatl» o «Kukulkán» para los mayas), dios de la cultura, la filosofía, la fertilidad, la sanidad y la bondad; y el Dios de la lluvia y agricultura (dios azteca «Tláloc» o «Chac» para los mayas). Y por lo general todas estas culturas precolombinas practicaron los sacrificios humanos y de animales para honrar a sus dioses. Para los guerreros el honor máximo consistía en caer en la batalla u ofrecerse como voluntarios para el sacrificio en las ceremonias importantes. También se realizaban las llamadas guerras floridas con el fin de hacer prisioneros para el sacrificio. El sentido de la ofrenda de sangre humana era alimentar a las deidades solares para asegurarse la continuidad de su aparición cada día y con ella la permanencia de la vida humana, animal y vegetal sobre la Tierra.

CULTURA OLMECA (1500 – 100 a. C)

La primera cultura en florecer fue la Olmeca, denominada “cultura madre”. Ocupó el territorio de los actuales estados mexicanos de Veracruz y Tabasco y su influencia se extendió hasta el valle de México y los actuales estados de Oaxaca y Guerrero, influyendo en otras culturas posteriores como la mixteca y zapoteca.

Ya que la cultura olmeca fue la primera civilización en Mesoamérica, se especula que muchos logros mesoamericanos tuvieron lugar por primera vez en el seno de su cultura. Entre otras cosas, se acredita a los olmecas el origen del famoso calendario maya, su sistema de escritura fue el precursor de los jeroglíficos mayas y fueron los primeros en emplear la piedra en la arquitectura y escultura. De hecho, su cultura es famosa por las imponentes “cabezas olmecas”, unas esculturas de piedra de hasta 3m de altura con rostros sonrientes y achatados, en cuyas facciones se combinan rasgos de niño y jaguar. Estas esculturas se pueden ver en lo que fueron los principales emplazamientos olmecas: San Lorenzo en Veracruz y Las Ventas en Tabasco.

Cabeza Olmeca

CULTURA TEOTIHUACANA (200 a.C – 700 d.C)

Poco después de que la civilización Olmeca desapareció, surgió una nueva civilización que dominaría la cultura del valle de México durante casi un milenio. El termino Teotihuacán significa «lugar donde los dioses han nacido» en idioma náhuatl. Esta civilización tuvo su epicentro en la ciudad de Teotihuacán. En su apogeo, Teotihuacán era una ciudad de más de cien mil personas. No sólo fue la ciudad más grande de América, fue una de las ciudades más grandes del mundo antiguo.

La ciudad de TEOTIHUACÁN se caracteriza por el enorme tamaño de sus monumentos, cuidadosamente dispuestos en principios geométricos y simbólicos. Teotihuacán contiene más templos que cualquier sociedad prehispánica mesoamericana. El recinto arqueológico en su totalidad es de más de 20km², pero la gran mayoría de las estructuras que se visitan están en los alrededores de la Calzada de los Muertos, la arteria principal de la ciudad con aproximadamente 2km, llamada así porque los últimos aztecas creían que los grandes edificios de los lados eran enormes tumbas construidas por gigantes para los primeros pobladores de Teotihuacán. En el centro se levantaron las grandes construcciones religiosas: La pirámide del Sol, la tercera pirámide más grande del mundo con una altura de 70m y una base de 222m por lado, era el lugar en el que se adoraba al dios Sol; la pirámide de la Luna; y el templo de Quetzalcóatl con magníficas cabezas de serpientes emplumadas en las paredes. Alrededor de estos edificios, se hallaban los palacios de los sacerdotes y los gobernantes, quienes atendían a más de cien mil personas. Los primeros edificios Teotihuacanos están fechados en los años 200 a.C. y la pirámide más grande, la Pirámide del Sol, fue completada en el año 100 d.C.

La ciudad de Teotihuacán se redujo de una de las mayores ciudades metropolitanas del México precolombino en los siglos V y VI d.C., a una ciudad abandonada en el siglo VII y VIII d.C. Hay pocas evidencias que permitan saber el motivo de su abandono y se han formulado varias hipótesis como: discrepancias internas, cambios climáticos, la sobrepoblación y el agotamiento de los recursos naturales o invasiones de pueblos del norte. Durante el periodo azteca, Teotihuacán continuó siendo un lugar de peregrinaje para la realeza azteca, que creía que los dioses Nauáhuatl y Tecucistécatl se habían autosacrificado allí para crear de nuevo el mundo dando lugar al “quinto sol”, habitado por los aztecas. Y muchos de sus dioses, como la serpiente emplumada Quetzalcóatl, símbolo de la fertilidad y de la vida, y Tláloc, el dios de la lluvia y el agua, eran aún adorados por los aztecas un milenio más tarde.

CULTURA ZAPOTECA (1500 a.C.-1551 d.C.)

La civilización Zapoteca fue uno de los pueblos indígenas precolombino que tuvieron un papel muy importante en el desarrollo cultural de Mesoamérica. Son pocos los datos que se tienen del origen de esta civilización; ellos se hacían llamar ben´zaa que significa gente de las nubes en zapoteco. Lo Zapotecas fueron junto con los Mayas los primeros pueblos de Mesoamérica en desarrollar un sistema completo de escritura. Hacia el siglo VI a.C. desarrollaron un sistema calendárico y un sistema logo fonético de escritura que utilizaba un glifo separado para representar a cada una de las sílabas de la lengua.

El auge de la cultura zapoteca, entre el año 100 d.C. y el 800 d.C, coincidió con el esplendor de Teotihuacán en la región central. Fue entonces cuando el centro de MONTE ALBÁN (edificado alrededor del 1200 a.C) llegó a su máximo florecimiento con una población cercana a los 25.000 habitantes en el año 100 d.C. Capital de los zapotecos durante más de 1200 años, la antigua ciudad de Monte Albán fue fundada en lo alto de una montaña, alrededor de una enorme plaza, que abarcaba unas seis hectáreas, construyeron templos y palacios de piedra. Las habitaciones de los nobles contaban con patio central y cripta familiar subterránea.

Su edificio más antiguo es el templo de los Danzantes; en él hay más de trescientas esculturas que posiblemente representan prisioneros capturados por la ciudad. Frente a este edificio hay una construcción con lápidas jeroglíficas que indican su dominio sobre cuarenta poblaciones. En el mismo Monte Albán, aunque perteneciente a una cultura posterior, se encontró la tumba 7, famosa por las joyas de oro, turquesa y cristal de roca halladas en ella.

Al período de esplendor siguió uno de franca decadencia. Otro grupo étnico, el de los mixtecos, ocupó su principal centro ceremonial y se impuso en gran parte del territorio oaxaqueño. Los zapotecas, a veces sometidos a los mixtecos y en ocasiones aliados con ellos, establecieron su ciudad principal en Zaachila. A pesar de su decadencia, los zapotecas lograron conservar en parte su independencia y salir victoriosos en varias guerras que tuvieron contra grupos vecinos y oponiendo resistencia a los intentos de los mexicas o aztecas que trataban de sojuzgarlos. Tan sólo la conquista española puso fin a la existencia autónoma zapoteca. En la época de la conquista de México los zapotecas eran independientes de los aztecas. Los Zapotecas derrotaron a los españoles durante las primeras campañas de 1522 y 1527, y no serían subyugados sino hasta el 1551. En la actualidad constituyen uno de los grupos étnicos más grandes de México con alrededor de medio millón de personas establecidas en el estado de Oaxaca.

CULTURA MAYA (1000 a.C. – 1697 d.C)

Con 3000 años de historia, la cultura Maya es una de las culturas indígenas más importantes de América y del mundo. Junto con los Aztecas y los Incas, fue una de las tres grandes civilizaciones indígenas encontradas por los españoles durante el tiempo de la conquista. Tradicionalmente han habitado en el estado de Chiapas, la península Yucatán y en Guatemala, Belice y Honduras. La cultura Maya está conformada por un grupo de pueblos indígenas mesoamericanos perteneciente a la familia lingüística maya o mayense. Actualmente la lengua maya (también llamada yucateca) la hablan unas 350.000 personas en Chiapas, Yucatán, Guatemala y Belice.

Los Mayas no conformaron un estado unificado, sino que se organizaron en varias ciudades-estado, las cuales eran independientes entre sí y en muchas ocasiones mantenían rivalidades unas con otras. Durante el mayor esplendor de la cultura maya (300 a 900 d.C.) se construyeron los grandes centros ceremoniales como Palenque, Tikal, Copán. Estos primeros centros mayas fueron abandonados de forma misteriosa hacia el año 900 y algunos individuos emigraron al Yucatán. Desde el 900 hasta la llegada de los españoles en el siglo XVI, la civilización maya tenía su centro en el norte de Yucatán. Chichén Itzá, Mayapán y Uxmal fueron ciudades esplendorosas.

La cultura maya produjo una arquitectura monumental, de la que se conservan grandes ruinas en Palenque, Uxmal, Mayapán, Copán, Tikal, Uaxactún, Quiriguá, Bonampak, Tulún y Chichén Itzá, entre muchas otras. La distribución de las ciudades consistía en una serie de estructuras piramidales, la mayoría de las veces coronadas por templos o cresterías labradas, y agrupadas alrededor de plazas abiertas. Los pueblos mayas desarrollaron un método de notación jeroglífica y registraron su mitología, historia y rituales en inscripciones grabadas y pintadas en estelas. Los registros también se realizaban en códices de papel amate (corteza de árbol) y pergaminos de piel de animales.

Entre los grandes logros de los mayas, se encuentra el famoso calendario Maya. Entre los mayas, la cronología se determinaba mediante un complejo sistema calendárico: el calendario sagrado o ritual (Tzolkin) de 260 días, el calendario solar (Haab) de 365 días y la combinación de estos dos calendarios llamada la cuenta larga, formaba un ciclo de 52 años. El calendario sagrado Tzolkin se encuentra repartido en 13 meses de 20 días cada mes. El calendario solar Haab, tenía 18 meses de 20 días cada mes y a parte se le sumaba 5 días a final de año, de esta forma el calendario solar consistía en 365 días. Los cinco días, que se necesitaban para completar los trescientos sesenta y cinco días del año, eran conocidos como «nemontemtin» -días inanimados o días vacíos- en los que no se podía hacer nada. Se creía que en estos días toda clase de espíritus malignos vagaban por el mundo y nadie debía celebrar nada, ni reunirse en ningún lugar, debían ayunar y estar dentro de sus casas. Al terminar estos días se daba una gran celebración que culminaba con el sacrificio de dos niños al dios Tláloc (dio de la lluevia). El calendario maya, aunque muy complejo, era el más exacto de los conocidos hasta la aparición del calendario gregoriano en el siglo XVI. Estos dos calendarios se van turnando y se van adelantando o retrasándose uno del otro. Sin embargo, cuando llegan a un periodo de cincuenta y dos años, del año solar ordinario, llegan a con igual número de días. Así para ellos ese número 52 era significativo, porque tal número era simultáneamente reconocido por los dos calendarios y porque también eran más o menos los años que se esperaba que viviera un hombre.

El juego de pelota es una costumbre practicada ancestralmente por todos los pueblos de Mesoamérica. Por todo el país se encontraron campos del juego de pelota y aunque con variaciones en sus dimensiones todos consistían de largas pistas con paredes laterales donde se rebotaba la pelota. El juego, en al menos en ocasiones, servía de oráculo, de suerte que el resultado indica a qué decisión, de entre dos opciones, debía tomarse. Tras los juegos venía el sacrificio de uno o más de los contendientes; no se sabe si de los ganadores o de los perdedores. Para los mayas el juego representaba la lucha entre el bien y el mal. Según la mitología maya, los dioses gemelos bajaron al infierno para competir en un juego de pelota contra los demonios y al vencerlos obtuvieron los huesos humanos con los que crearon a los mayas. El objetivo es mantener la pelota en juego representando el constante movimiento de los astros y las fuerzas creadoras. El equipo que deja caer la pelota cede puntos al rival y si un equipo logra meter la pelota por el aro obtiene enseguida la victoria. La pelota está hecha de caucho y pesa unos tres kilos. Esta se debe golpear con la cadera, codos y rodillas.

Los primeros contactos con tierras mexicanas por parte de los conquistadores españoles fueron en la península de Yucatán en tierras de los Mayas. Los españoles vencieron con facilidad a los grupos mayas más importantes, pero el gobierno mexicano no logró subyugar las últimas comunidades independientes sino hasta 1901.

CULTURA TOLTECA (700 – 1200 d.C)

Los toltecas (en nahuatl, «maestros constructores»), fueron un pueblo nativo de México que emigró desde el norte de lo que ahora es México y conquistaron la ciudad de Teotihuacán en el año 750 d.c aproximadamente. Se establecieron en el centro de México, en la zona que ahora abarcan los Estados de Hidalgo, México, Tlaxcala, Morelos y Puebla. Establecieron su capital en Tollan-Xicocotitlan (Tula).

Los líderes toltecas eran considerados de origen divino. Más tarde, otras culturas mesoamericanas, a menudo reverenciaron y tomaron sus leyendas, arte, arquitectura y religión. Muchos futuros gobernantes de otras culturas, entre ellos los mayas y los aztecas, afirmaban ser descendientes de los toltecas. La leyenda tolteca cuenta que un rey a quien se identifica con Quetzalcóatl huyó a la costa del Golfo y se hizo a la mar con rumbo este en una balsa formada por serpientes, no sin antes prometer que algún día regresaría. En época de la conquista española, Moctezuma pensó que Hernán Cortes podría ser el soberano Quetzalcóatl que retornaba.

La aparición de los chichimecas, pueblo bárbaro que dio origen posteriormente al Imperio Azteca, provocó la caída del imperio tolteca. Ellos Invadieron la ciudad de Tula en el siglo XII, dominando por completo ese territorio. En 1168, los toltecas abandonaron Tula, que finalmente fue destruida en las guerras y los conflictos políticos. Los signos de las guerras y los conflictos se pueden ver en las ruinas de los monumentos y edificios.

CULTURA MEXICA – AZTECA (1325-1521 d.C.)

Los aztecas o mexicas fueron un pueblo que dominó el centro y sur del actual México, desde el siglo XIV hasta el siglo XVI y que es famoso por haber establecido un vasto imperio altamente organizado. ¿Aztecas o Mexicas? Mexicas es la manera correcta de nombrar al pueblo que estableció el gran imperio en el valle central de México. Según la mitología este fue el nombre que les asignó Huitzilopochtli cuando los liberó de Aztlán. El nombre «azteca» significa procedente de Aztatlán y es el nombre usado por la mayoría de los historiadores fuera de México para identificar al imperio Mexica.

Debido a su tardía aparición en el lugar, los aztecas – mexicas se vieron obligados a ocupar la zona pantanosa situada al oeste del lago. Los aztecas – mexicas establecieron alianzas militares con otros grupos, logrando un imperio que se extendía desde México central hasta la actual frontera con Guatemala. En 1325 fundaron la ciudad de Tenochtitlán (ubicada donde se encuentra la actual ciudad de México). A principios del siglo XV Tenochtitlán gobernaba conjuntamente con las ciudades-estado de Texcoco y Tlacopan bajo la denominación de la Triple Alianza. La cultura Azteca se caracterizó por ser la más bélica y conflictiva de todo México. En un período de unos 100 años los mexicas lograron el poder total y, aunque las demás ciudades-estado continuaron llamándose reinos, sometieron a todos los territorios limítrofes y fundaron un gran imperio. Al final del reinado de Moctezuma II, en 1520, se habían establecido 38 provincias tributarias; sin embargo, algunos pueblos de la periferia del Imperio azteca luchaban encarnizadamente por mantener su independencia.

El fin del Imperio azteca ocurrió el 13 de agosto de 1521 cuando los españoles en alianza con los tlaxcaltecas y totonacas, entre otros pueblos indígena, derrotaron la resistencia mexica en Tenochtitlán. Además de los problemas internos que contribuyeron a su caída, el emperador Moctezuma había dado una bienvenida pacífica a Cortés creyendo que era el dios Quetzalcóatl que había sido exiliado y había prometido volver desde el mar por el oriente.

CONSEJO: si te interesa conocer un poco más de estas culturas precolombinas te recomiendo encarecidamente el libro AZTECA de Gary Jennings. Es super interesante, explica muchos de los ritos y costumbres de estos pueblos. En el conocerás como eran esos sacrificios humanos, las guerras floridas e incluso conocerás con detalle el famoso calendario maya. Si prefieres algo más visual, el documental sobre Mesoamérica que te dejo aquí abajo cuenta mucho de esos rituales y costumbres que puedes leer en el libro Azteca.

En la actualidad, existen grupos que siguen algunas de las viejas costumbres del México antiguo, estas culturas hoy en día se les conoce como pueblos indígenas, mismos que asumen una identidad étnica con base a su cultura. Estos grupos están distribuidos por toda la nación, pero se concentra especialmente en la sierra madre del sur, la península de Yucatán y zonas de difícil acceso, tales como la sierra madre occidental y áreas vecinas a éstas. Los estados con mayor población indígena son Oaxaca y Yucatán. Grupos étnicos como los zapotecos, mayas, nahuas, purépechas, mixtecos, yaquis, kikapúes y otomíes han logrado mejorar sus condiciones de vida y se han adaptado fácilmente a la cultura del comercio y la globalización. Para visitar las regiones con mayor población indígena, te recomiendo echar un vistazo a mi entrada: MÉXICO PRECOLOMBINO: OAXACA Y CHIAPAS

Pin It on Pinterest

SI TE HA GUSTADO EL CONTENIDO

COMPARTE PARA AYUDAR A DIFUNDIRLO.